Edificios emblemáticos, Pasaporte cultural

Barcelona es Gaudí: 5 tesoros para entender por qué

barcelona es gaudi 5 tesoros para entender por que

Antonio Gaudí es para Barcelona lo que Michelangelo Buonarroti representa para Florencia. Y es que parte de la fisionomía de la capital catalana sería irreconocible sin la presencia de este genio del siglo XIX-XX. La Sagrada Familia, la Torre Bellesguard, el Park Güell y otras obras de Gaudí en Barcelona son ejemplos vivos de su legado, que merece la pena descubrir en profundidad. ¿Nos acompañas?

Sagrada Familia

No podía descorchar nuestro listado otra joya que no fuera la espectacular basílica de la Sagrada Familia, el edificio más emblemático de la Ciudad Condal y uno de los más admirados del territorio español. Su construcción, que comenzó en el año 1882 y cuya conclusión está prevista para el 2026, supuso un dolor de cabeza para los arquitectos de la época, debido al nivel de originalidad y las formas fantásticas que fue capaz de concebir la mente de Gaudí.

Palacio Güell

También llamado Palau Güell entre los barceloneses, este edificio fue una de las primeras obras de Gaudí en Barcelona, motivo por el que puso especial empeñó en su fachada, para la que ideó una veintena de diseños conceptuales. Levantado entre 1886 y 1890, esta obra, que puede visitarse en la Rambla de Barcelona, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Casa Milá

Erigida entre 1906 y 1912, esta casa se enorgullece de ser una de las más fotografiadas de la capital catalana, disponiendo de una fachada única en el mundo donde Antonio Gaudí derrochó grandes dosis de talento y creatividad. Irónicamente, la señora que la habitó siempre despreció la arquitectura propuesta de Gaudí, motivo por el que nos legó el apodo de este monumento: la Pedrera, tal y como la Sra. Milà la llamaba.

obras de Gaudí en Barcelona

Park Güell

A petición de Eusebi Güell, Gaudí dedicó más de una década a la construcción del parque que lleva el nombre de su mecenas. Aunque deberemos pagar entrada para visitar las maravillas de su interior, merece la pena hasta el último céntimo, pues su arquitectura muestra una renuncia a las líneas rectas, en favor de la curva, más natural e indómita.

Torre Bellesguard

Conocidas a su vez como Casa Figueras, esta residencia levantada en el año 1900 supo llevar el estilo neogótico un paso más allá, imitando una fortaleza con rasgos medievales (almenas, ventanas muy largadas, colorida iluminación, etc.). Para el público especializado, Gaudí dejó su huella en una bóveda nada convencional.

Más allá de estas obras de Gaudí en Barcelona, recomendamos igualmente visitar la Cripta de la Colonia Güell, Casa Batlló, las Farolas de la Plaza Real, la Casa Vicens o Casa Calvet, entre otras joyas del arquitecto catalán.

Previous ArticleNext Article
Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.