Edificios emblemáticos, Pasaporte cultural

Casa Batlló: 5 secretos de la obra de Gaudí

Casa Batlló

El legado artístico de Antonio Gaudí en la capital catalana es insondable. Este virtuoso arquitecto embelleció Barcelona con algunas de las construcciones más cautivadoras y vanguardistas del mundo. Sin embargo, si tuviéramos que mencionar sólo una de ellas, esa sería la Casa Batlló, una obra maestra de Gaudí, en cuya decoración y elementos arquitectónicos reconocemos el lado más genial del artista nacido en Reus. No obstante, este histórico edificio esconde no pocas sorpresas, siendo muchos los secretos que atesora, como descubriremos a continuación.

Por increíble que parezca, la Casa Batlló ocupa un puesto de honor en los rankings internacionales de turismo. Quizá el mejor ejemplo sea TripAdvisor, prestigiosa comunidad de viajeros, que otorgó a este edificio el tercer puesto en su listado de los ‘Mejores Lugares de Interés en España’ en 2015. Y no es para menos, pues Casa Batlló constituye una de las mayores rarezas arquitectónicas del mundo.

Realmente no es de Gaudí, sino de Cortés

La mayoría de las crónicas sobre Casa Batlló sitúan su construcción entre 1904 y 1906, pero lo que tuvo lugar durante este periodo fue la reconstrucción de un inmueble encargado a Emili Sala Cortés, quien entre 1875 y 1877 sentó las bases del proyecto que finalmente se responsabilizaría Antonio Gaudí, precisamente su discípulo. Cuando Josep Batlló adquirió el edificio en 1900, Gaudí se ocupó de remodelar la arquitectura existente, a la que con toda seguridad añadió unas pinceladas muy suyas, que han inmortalizado el inmueble. Así pues, siendo justos e imparciales, la autoría de la Casa Batlló se encuentra a caballo entre Gaudí y Cortés.

Una arquitectura de fantasía y creatividad desbordantes

Salta a la vista que la Casa Batlló es uno de los mayores exponentes del modernismo. En su fachada reconocemos todo el genio de Gaudí, merced a creatividad y fantasía que se hacen manifiestas en las formas y motivos decorativos, presentes también en su interior. En su patio, por ejemplo, la iluminación y el color alcanzar cotas de expresión nunca vistas. Así pues, recorrer esta joya arquitectónica significa asistir a un espectáculo para la vista.

Los porqués de la Manzana de la Discordia

Otra de las grandes rarezas de la Casa Batlló es la zona del paseo de la Gracia en que se ubica, llamada la Manzana de la Discordia. Nada tiene que ver esta denominación con la mitología romana ni con la iconografía cristiana, pues mantiene una estrecha relación con Domènech i Montaner, Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí, célebres arquitectos barceloneses, cuya rivalidad alcanzó una inusitada fama en la época.

Gaudí, Batlló, Chupa Chups y Dalí

¿Qué pueden tener en común dos genios catalanas, un inmueble en el paseo de la Gracia y la popular marca Chupa Chups? Para responder debemos remontarnos a la compra de la casa que nos ocupa por Josep Batlló, que en 1993 fue adquirida por Enric Bernat, creador de Chupa Chups. De forma completamente indirecta, este caramelo con un palo en su extremo conecta a Gaudí con Salvador Dalí, a quien se encargó el diseño de sus envoltorios en 1968. Resulta, cuando menos, curioso el modo en que estos personajes históricos se conectan mediante el azar aparente.

¿Quiénes fueron los Batlló?

La familia Batlló siempre estuvo ligada, casi a la sombra histórica, a la figura de Antonio Gaudí. Gracias a la confianza que depositaron en el genio catalán, su desbordante creatividad pudo encontrar la financiación necesaria para desarrollarse y alcanzar su máxima expresión. Gracias a sus prósperos negocios en el mercado textil, Josep Batlló consolidó el poderío de su familia al unirse con Amàlia Godó Belaunzarán (cuyos familiares habían fundado La Vanguardia, por ejemplo), con quien tuvo a sus hijos José, Mercedes, Carmen, Felipe y Luis. Su desahogada posición económica y la confianza puesta en Gaudí hicieron posible la construcción de la Casa Batlló.

Y es que la Casa Batlló está llena de pequeños secretos y grandes curiosidades, por lo que si estás de paso por Barcelona, no dudes en hacerle una visita. Por otra parte, la capital catalana atesora no pocas obras pertenecientes a Antonio Gaudí, como la Sagrada Familia, la Cripta de la Colonia Güell, la Casa Milá (conocida a su vez como la Pedrera), las Farolas de la Plaza Real, el Park Güell, la Torre Bellesguard o el Palacio Güell. Sin lugar a dudas, explorar estas maravillas es una forma perfecta de complementar nuestra escapada turística.

Previous ArticleNext Article

Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.