Edificios emblemáticos, Pasaporte cultural

CosmoCaixa en Barcelona, una parada obligada para las familias

Cosmocaixa Barcelona

¿Te gustaría explorar las maravillas del Amazonas?, ¿asistir a la evolución de la materia?, ¿o descubrir los grandes misterios del espacio exterior? En ese caso, tienes una cita obligada con Cosmocaixa Barcelona, uno de los museos más visitados de Cataluña, donde grandes y pequeños tienen la oportunidad de zambullirse en la ciencia de forma amena, divertida y accesible.

Barcelona es un paraíso para los turistas con inquietudes culturales. Tanto es así que tienen a su disposición un sinnúmero de museos, tales como la Fundacio Joan Miro, el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), el Museo Picasso o el Museu d’Història de Barcelona (MUHBA), sin mencionar los muchos espacios expositivos dedicados a un asunto en particular. Para los amantes de la ciencia, no hay nada como dejarse caer por Cosmocaixa Barcelona. ¿Todavía no lo conoces?

Cosmocaixa Barcelona es un museo creado en 2004 por Obra Social de ‘La Caixa’, dedicado enteramente a las ciencias y su divulgar. Ubicado con toda justeza en la Calle Isaac Newton, este espacio ha tomado el relevo del antiguo Museo de la Ciencia Interactivo, que ha servido de base para el CosmoCaixa. Sus más de 50 mil metros cuadrados pueden visitarse de martes a domingo, entre las 10 y las 20 horas. La entrada normal tiene un precio de 3 euros, pero los menores de 16 años pueden acceder gratuitamente, lo que pone de manifiesto el espíritu de esta iniciativa, diseñada para aproximar la geología, la astronomía, la biología y otras ciencias al público de todas las edades, poniendo el acento en los más pequeños.

Las dimensiones del Cosmocaixa Barcelona son impresionantes, y dispone de nueve plantas, seis de ellas subterráneas, sin mencionar una plaza que ofrece excelentes vistas de la Ciudad Condal. Pero ¿qué sorpresas nos deparan en su interior?, ¿qué podemos aprender si decidimos dar el ‘sí, quiero’ a este museo?

Entre sus principales secciones, destacamos La sala de la materia (un espacio dedicado a la materia y su evolución), El muro geológico (que como su nombre indica, nos invita a explorar los secretos de la mineralogía y la formación del relieve) o El bosque inundado (sin lugar a dudas, una de las más visitadas, pues abre nuestros ojos al espectacular amazonas). Asimismo, encontraremos áreas destinadas al entretenimiento de los ‘peques’, como Click y Flash, Planetario burbuja o ¡Toca, toca! Por otra parte, sobresalen igualmente los talleres y actividades temporales, estrechamente relacionadas con el teatro, la música, las artes plásticas, la historia, las ciencias de la naturaleza o la literatura.

Cosmocaixa Barcelona, una historia apasionante

Si bien parece que nos contradecimos, los orígenes del Cosmocaixa Barcelona son en realidad anteriores a nuestro siglo, remontándose al año 1904. Fue entonces cuando Josep Domènech i Estapà concluyó el edificio que sería la sede del museo que hoy conocemos y admiramos, que durante sus primeros 75 años de ‘vida’ acogería el asilo Amparo de Santa Lucía. Sin embargo, la llegada del 1979 traería consigo una remodelación, orquestada por la Fundación “la Caixa”. El objetivo era dar cabida al mencionado Museo de la Ciencia, gran precursor del CosmoCaixa, cuya reforma no comenzaría sino hasta 2004, de la mano de Robert y Esteve Terradas. Dicha remodelación, además, conduciría a realizar una importante ampliación del espacio.

En la actualidad, Cosmocaixa Barcelona es uno de los lugares más reconocibles de estas tierras, habiendo recibido más de 10 millones de visitantes en poco más de una década. Una parte de los cuales (2,3 millones) son escolares, lo que demuestra hasta qué punto ha triunfado esta iniciativa de ‘La Caixa’. A lo largo de su corta pero intensa trayectoria, este museo ha albergado más de 40 exposiciones y cerca de 3 mil actividades y talleres, adaptadas a las necesidades de todos los públicos.

Así las cosas, Cosmocaixa Barcelona se enorgullece de ser un museo diferente, perfecto para que los ‘peques’ den sus primeros pasos en el apasionante mundo de la ciencia. Por otra parte, en sus inmediaciones se ubica otro de los grandes reclamos de la Ciudad Condal para el público infantil, el Park Güell, por lo que te animamos a incluirlo en tu itinerario y dar un sorpresón a los tuyos.

Previous ArticleNext Article
Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.