Edificios emblemáticos, Pasaporte cultural

Descubre la historia, tradiciones y curiosidades de la Plaza de España en Barcelona

Plaza de España en Barcelona

Uno de los lugares más visitados de la Ciudad Condal es la Plaza de España, punto de encuentro para este público, gracias a la confluencia de algunas de las calles y avenidas más importantes. Con cerca de cien años a sus espaldas, esta histórica plaza no tiene nada que envidiar a sus homólogas del resto de la geografía española. Como descubriremos a continuación, parte del encanto de la Plaza de España en Barcelona reside no sólo en su historia, sino también en sus elementos arquitectónicos y escultóricos, como la inconfundible fuente ubicada en su seno. ¿Te animas a descubrir por qué merece la pena visitarla?

Qué en nuestro país contamos con una veintena de Plazas de España, lo sabemos todos, pero ¿sabías que esta denominación también está presente fuera de nuestras fronteras. Buenos ejemplos son la Place d’Espagne-Spanjeplein en Bruselas, la Praça de Espanha en Lisboa, la Piazza di Spagna en Roma o la Plaza de España en Buenos Aires, sin mencionar las de Miami o Bosnia y Herzegovina, entre otras. Ahora bien, si tuviéramos que quedarnos con una de ellas, esa sería la Plaza de España en Barcelona.

Hablamos de una de las plazas más icónicas y reconocibles de la capital catalana, presente en cualquier guía turística que se precie. Ocupa un espacio de 34 mil metros cuadrados, donde día tras día (especialmente durante la temporada alta) se apelotonan cientos de turistas. Estas concentraciones no son casuales; más allá de la incontestable belleza de la Plaza de España Barcelona, vale la pena mencionar que se ubica en ellas concluyen los cruces de Gran Vía de les Corts Catalanes, una avenida de grandísimas dimensiones.

Por otra parte, los alrededores de esta plaza está plagados de lugares y edificios de interés para los visitantes, quienes desean descubrir el mayor número de atracciones sin agotarse a golpe de caminatas. Tanto es así que muy cerca de la Plaza de España en Barcelona se ubican el Centro Comercial Las Arenas, los Campaniles, la Fuente Mágica de Montjuïc o el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), siendo este último una visita obligada para los viajeros con inquietudes culturales, pues en su interior podremos explorar una de las colecciones de arte románico más relevantes a nivel nacional y continental.

Una plaza a imagen y semejanza de la de San Pedro del Vaticano

Los orígenes de la Plaza de España en Barcelona mantienen una estrecha relación con la Exposición Internacional de 1929. Lo mismo que la Torre Eiffel se construyó en el contexto de la Exposición Universal de 1889, esta plaza nació a la vista de los más importantes expositores de la época, venidos de Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Dinamarca, Japón, Francia, Hungría o Italia. Sería Ildefonso Cerdá el responsable de proyectar y desarrollar sus primeros esquemas, que cristalizarían en la mano de Josep Puig i Cadafalch, Guillem Busquets y Antoni Darder.

Entre 1926 y 1929, la Ciudad Condal fue testigo de excepción de las obras de construcción que culminarían en la vistosa Plaza de España Barcelona, un conjunto circular que destaca especialmente por la fuente y su profusa decoración. Aunque pueda sorprender, esta plaza tiene fuertes influencias italianas. De hecho, y a grandes rasgos, estaría basada en la plaza de San Pedro, situada en la Ciudad del Vaticano de Bernini.

Como se hace evidente, el atractivo más notable es la majestuosa fuente que se yergue en el centro de esta plaza, creada por Josep Maria Jujol, con abundante decoración escultórica de Miguel Blay, con la inestimable ayuda de Miquel y Llucià Oslé. Con un estilo a caballo entre el barroco y las formas grecorromanas, esta fuente alberga incontables imágenes iconográficas, que representan escenas de relevancia histórica. Reconocemos, por ejemplo, diversas estatuas de Jaime I de Aragón o Isabel la Católica o representaciones simbólicas de la Abundancia o la Navegación. También merecen especial atención el modo en que el conjunto ajardinado, discreto pero presente, contribuye a incrementar la belleza del lugar.

Y es que la Plaza de España en Barcelona se ha ganado a pulso un lugar en nuestra historia. Hoy se enorgullece de ser uno de los puntos de interés más populares entre los viajeros nacionales e internacionales. Así pues, si estás de paso por la capital catalana y quieres visitar una plaza excepcional, la de España no puede faltar en tu agenda cultural.

Previous ArticleNext Article

Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.