Ocio y tiempo libre, Pasaporte cultural, Planes para toda la familia

¿Por qué merece la pena visitar el Jardín Botánico de Barcelona?

Jardín Botánico de Barcelona

De todos los rincones naturales de la Ciudad Condal (que no son pocos), el Jardín Botánico de Barcelona brilla con especial intensidad. A pesar de su escasa trayectoria en comparación con sus homólogos europeos, a este jardín le ha bastado poco más de una década para convertirse en una referencia en la comunidad catalana. Si quieres descubrir todo lo que puede ofrecer este lugar a los amantes de la naturaleza, las siguientes líneas no te decepcionarán. ¿Te las vas a perder?

El Jardín Botánico de Barcelona es un espacio ubicado en el Carrer Doctor i Font Quer, junto al Palau de Sant Jordi. Grandes y pequeños puede contemplar con sus propios ojos algunas de las grandes maravillas del mundo vegetal, como el antiquísimo Wollemia venido de Australia o las altas Secuoyas del Canadá. Puede visitarse todos los días de la semana, entre las 10 horas y las 17-19 horas, por un precio mínimo (3,50 euros en general, salvo la entrada reducida, de 1,70 euros).

Como sucede con el Botanische Garten Bonn de Alemania o el Orto Botanico di Padova en Italia, este jardín botánico tiene una misión muy especial: la preservación de las especies y conocimientos relacionados con el mundo vegetal, además de fomentar la investigación de nuevas especies, así como de las existentes, buena parte de las cuales se encuentra en peligro de extinción. Así pues, cuando acudimos a este jardín no sólo nos estamos regalando un espectáculo para la vista, sino que además contribuimos activamente a la conservación del mundo vegetal.

Ahora bien, el gran ‘tesoro’ del Jardín Botánico de Barcelona son sus colecciones vegetales: nada menos que 1.350 ejemplares pertenecientes a los cinco continentes, que pueden contemplarse en todo su esplendor. Primeramente, destacan las del mediterráneo occidental, donde sobresalen aquellas relativas al chaparral y los entornos isleños, como las Islas Canarias. Tampoco dejarán de sorprendernos las erythrinas, acacias y gazanias procedentes del continente africano. Si lo que deseamos es explorar la flora australiana, no hay nada como dirigirse a la zona habitada por eucaliptos, banksias y grevillae. Ahora, la ‘joya’ de la corona es el mencionado ejemplar de Wollemia, un rarísimo vegetal, considerado uno de los más antiguos del Planeta Tierra.

Pero este jardín botánico también cuenta con especies originarias de América del Sur. Buenos ejemplos son las puyas, cactus y otras plantas similares de Chile. Procedentes de California, por su parte, podemos encontrar infinidad de especies: desde las famosas secoyas, hasta los cipreses, pinos, robles, yucas y agaves.

Otro de los grandes atractivos del Jardín Botánico de Barcelona son las actividades, juegos y talleres que padres e hijos pueden realizar, todas ellas destinadas a fomentar el aprendizaje y exploración de la naturaleza. Por si fuera poco, los ‘peques’ cuentan con un espacio exclusivo, el Nido de Ciencia, especialmente diseñado para que niños y niñas de 0 a 6 años puedan iniciarse en la botánica, la biología y la mineralogía, a través de muestras de animales, rocas, plantas y árboles, que les ayudarán a sentir de cerca el mundo natural. Estas y otras actividades pueden disfrutarse hasta los 14 años, por tan sólo 1 euro. Una bagatela considerando la calidad de esta experiencia.

¿Cuál es la historia detrás del Jardín Botánico de Barcelona?

Desde su apertura el 18 de abril de 1999, el Jardín Botánico de Barcelona no ha dejado indiferentes a ninguno de sus visitantes. No obstante, los orígenes del jardín ‘originario’, por así decirlo, se remontan a principios del siglo XX. Sería el doctor Pius Font i Quer quien hacia 1930 crearía en el parque de Montjuic un espacio dedicado a la flora. Posteriormente el Ayuntamiento de Barcelona convertiría este proyecto en el fantástico jardín botánico que hoy conocemos y admiramos. Y así nación una de las atracciones predilectas del turista nacional e internacional.

De forma adicional, señalaremos que este espacio se conserva al amparo del IBB (Institut Botànic de Barcelona), dedicado a la difusión e investigación de la botánica en esta ciudad. Por último, vale la pena recordar que el Jardín Botánico de Barcelona también acumula una enorme fama en el mundo 2.0. Y es que la prestigiosa comunidad de viajeros, Tripadvisor, le otorgó en 2015 un certificado de excelencia por su hospitalidad, en base a las valoraciones positivas de sus usuarios. Y es que estamos ante uno de esos puntos de interés que no pueden faltar en ningún itinerario turístico por Barcelona que se precie.

Previous ArticleNext Article

Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.