Edificios emblemáticos, Pasaporte cultural

¡Música para tus oídos! Descubre el Palau de la Música Catalana

musica para tus oidos descubre el palau de la musica catalana

Con más de 100 años a sus espaldas, el Palau de la Música Catalana constituye uno de los edificios históricos más emblemáticos de la Ciudad Condal. Beethoven, Bach, Mahler, Vivaldi, Mozar, Chopin y otras leyendas de la música clásica han sonado en sus salas de conciertos, que también albergan una dilatada oferta de actividades culturales para grandes y pequeños. ¿Te animas a profundizar en la historia y entresijos de uno de los centros culturales más importantes de Barcelona?

Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997 por el comité de la Unesco, el Palau de la Música Catalana se ubica en el barrio de la Ribera, siendo fácilmente reconocible por la belleza arquitectónica del edificio, cuya construcción se prolongó durante tres años. Además de la mejor música clásica del territorio catalán, este auditorio también acoge exposiciones, talleres, congresos y conferencias de interés.

Los orígenes del palau se remontan al año 1905, cuando Lluís Domènech i Montaner, arquitecto barcelonés, decidió levantar un edificio modernista, de arquitectura brillante y espléndida. Pero las mayores joyas del auditorio se ubican en su interior, como no podía ser de otra manera.

Palau de la Música Catalana

Descubriendo el Palau de la Música Catalana

En los 15 mil metros cuadrados del Palau de la Música Catalana reconocemos numerosas salas y espacios, que merece la pena conocer en detalle, para así disfrutar doblemente de su visita. En primer lugar, destacamos la Sala de Conciertos, con 100 años de historia, sede de los espectáculos concertísticos más relevantes del auditorio, en cuyo interior encontramos un órgano de gran valor patrimonial.

El llamado Foyer, por su parte, nos permite tomar un respiro entre los diferentes conciertos, siendo un espacio de descanso ubicado en la misma entrada del palau, donde tiene lugar presentaciones, entrevista y otros eventos. Si deseamos matar el hambre, también podremos disfrutar de cócteles y almuerzos en esta sala.

Asimismo, la Sala Lluís Millet está dedicada al creador del Orfeó Català, Lluís Millet i Pagès, siendo un espacio de espera con bóveda y motivos arquitectónicos que cautivarán nuestros sentidos. Por otra parte, el auditorio más moderno es el Petit Palau, creado en 2004 con el propósito de acoger conciertos y espectáculos menores, eso sí, haciendo uso de tecnología vanguardista. Finalmente, otro de los espacios más importantes es la Sala de Ensayo del Orfeó Català, destinada a las mencionadas exposiciones, conferencias y otras actividades culturales y sociales, que enriquecen su programa de eventos y entretenimiento.

Así las cosas, el Palau de la Música Catalana constituye una parada obligada para todos los amantes de la música clásica y coral, que deseen disfrutar como nunca de su gran pasión.

Previous ArticleNext Article
Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.